Rey de Reyes

En aguas de Ixtapa-Zihuatanejo se ha sumergido la escultura de bronce de un Cristo Rey para que se presente como un atractivo, además de buscar renovar la fe del pueblo católico de México.

La elaboración de la figura de bronce que pesa aproximadamente una tonelada y media, y tiene una altura de 4 metros, estuvo a cargo del escultor guerrerense Marco Antonio Rivero.

El corazón de la estatua del Cristo Rey, contiene una llave, en cuya figura se basarán para fabricar réplicas y a su vez sean entregadas a personajes distinguidos que visiten el binomio de playa.

En Playa Las Gatas usted podrá contratar los servicios que lo pueden llevar a snorkelear en la zona en donde se encuentra el Cristo sumergido.

Playa Principal

Los Pescadores regresan del mar a su base ubicada en esta playa con la pesca de la mañana que venden ahí mismo a las amas de casa y chefs para preparar los alimentos del día. Cuidan de sus embarcaciones, redes y equipo; es una escena llena de vitalidad que representa la esencia de Zihuatanejo. La playa colinda con la orilla del centro de la ciudad, flanqueada por el Paseo del Pescador, andador peatonal que se extiende cerca de medio kilómetro desde el Muelle Municipal hasta el Museo Arqueológico. En este encantador Paseo se encuentran tiendas, puestos de artesanías y restaurantes. La plaza principal, cede de frecuentes festividades, se ubica de cara al Paseo y a la playa.

Playa la Madera

Ubicada justo al lado este del centro, esta pequeña playa tiene acceso desde la calle o a través de un andador que sale de las rocas que la separan de la Playa Principal. Excelente para asolearse o nadar, pues tiene un oleaje suave. Pequeños restaurantes y hoteles se ubican en la playa y en el pequeño cerro arriba de ella. El nombre de esta playa se originó en tiempos coloniales cuando los barcos mercantes españoles cargaban madera de roble, pino y caoba que cortaban de la Sierra Madre cercana.

Playa la Ropa

Sobre el lado este de la Bahía de Zihuatanejo, esta amplia playa de arena suave se extiende un kilómetro y es considerada una de las más hermosas de la Costa Grande. Es maravillosa para nadar por sus olas tranquilas y fondo arenoso. Visitantes y residentes disfrutan caminando, corriendo y admirando la puesta de sol y la salida de la luna a veces ocurren simultáneamente, sobre todo cuando hay luna llena. Hay restaurantes especializados en mariscos, hoteles y casas de lujo con frente de playa o ubicados en las colinas, así como deportes acuáticos operados por profesionales (esquí acuático, windsurf, veleo, paseo en paracaídas y paseo en la banana). Una leyenda local explica el nombre de esta playa: Un galeón español que regresaba por la ruta comercial de Oriente, encalló ahí y la ropa y sedas finas que llevaba como mercancía flotaron a la orilla.

Playa las Gatas

Esta pequeña y pintoresca playa ubicada del lado sur de la bahía es una de las preferidas para la natación y el snorkel. Sus aguas poco profundas son especialmente tranquilas debido a un legendario rompeolas de rocas ubicado entre la playa. Restaurantes de playa con pequeñas palapas sirven especialidades del mar y proporcionan mobiliario de playa. Hay lanchas con techitos de lona o madera que van frecuentemente del Muelle Municipal a Las Gatas y de regreso. El paseo escénico atravesando la bahía toma 10 minutos. Nota: Gatas se refiere a los pequeños tiburones nodriza o gata. La playa fue nombrada así por estos dóciles, simpáticos e inofensivos peces que habitaban en el fondo de esta playa hace muchos años.

Playa Blanca / Playa Larga

De cara a mar abierto, costa abajo de Zihuatanejo, se encuentra esta playa intacta, amplia y arenosa, que nos invita a nadar. Se encuentra dotada de unos cuantos restaurantes rústicos de mariscos, casas de playa y pequeños hoteles. Es ideal para correr y andar a caballo. Su nombre se debe a su gran extensión de 12 kilómetros/7.5 millas.